jueves, 7 de octubre de 2010

Desde Galicia

Un escote y dos razones

Por: Doris Sánchez
La autora es abogada
dfannysm@hotmail.com

La mayoría de los hombres sienten una gran debilidad por las mujeres; cosa muy normal. Pero especialmente fijan su mirada en la parte delantera de la mujer donde encuentran un especial atractivo.

Recuerdo alguien dijo una vez " me gusta el verano porque las tías se despelotan" pero en realidad quería decir usan muchos escotes. El sentido de la vista se activa y no necesita ir más allá para enamorarse perdídamente de quien posea esa virtud, sin importar nada mas.

Los cirujanos estéticos están frotándose las manos con la de clientas que tienen estos últimos años, todas quieren pechos grandes porque han descubierto el secreto ELLOS LOS PREFIEREN GRANDES sin importarles para nada que sean de silicona o de lo que sea, es igual.

Dentro de cada mujer hay mucho más que unos pechos, hay sentimientos, inteligencia, discreción, educación y unos principios morales, honestidad, capacidad intelectual, estabilidad económica, y un corazón dispuesto a amar y entregarse muchas veces a cambio de nada. La mujer es un ser especial capaz de multiplicarse en facetas tan distintas como la de ser madre, esposa, empleada, la que compra y se ocupa de todo lo financiero en el hogar, la que vela porque no pase la fecha de una cita importante, la que cuida de todo y de todos, la mujer es algo más....

Lo físico se deteriora y cuando nos relacionamos íntimamente con una persona por su exterior sufrimos las consecuencias al paso de los años, es erróneo aquello de que nos acabó el amor, el amor si es verdadero no se acaba nunca, pueden surgir muchas cosas que interfieran en el camino, pero la prueba de fuego son los años, el convivir, el respetarse y el mirar ese anillo de bodas cada día con respeto. Amar cada arruga de la pareja y hasta reír cuando se le caiga un diente fruto del mal trabajo de un dentista.

En lo que me contrata una agencia de detectives privados he hecho mi propia investigación, me he dado de alta en una página social en internet, los primeros días colgué una una foto discreta en mi perfil, días más tarde la cambié por otra foto de frente con ropa ligeramente escotada y finalmente cambié la foto por otra con vestido rojo sensual y muy escotado. Son tres tiempos en los que se nota con mucha diferencia la cantidad de señores de diferentes edades que me quieren conocer y me pregunto a quién querrán conocer: a mí, mi interior, mis sentimientos, mis orígenes, como soy, a qué me dedico, o simplemente desean conocer a la dueña de un escote con dos razones??.

dfsm.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Archivo del blog